Menú Principal
21 de junio de 2019

Niñas del centro de protección Capullo disfrutaron del mundial femenino de fútbol

Junto a autoridades regionales del Ministerio de la Mujer, Justicia y Derechos Humanos y Deporte, siguieron atentamente la actuación del seleccionado chileno.

chile-00002

En un ambiente propio de jornada mundialista, con cotillón, comida y bebidas, las niñas del Centro de Reparación Especializada de Administración Directa (Cread) Capullo, en Chiguayante, disfrutaron de una emotiva jornada al ver el último partido de la selección femenina de fútbol, acompañadas por los seremis de la Mujer y Equidad de Género, Marissa Barro; de Justicia y Derechos Humanos, Sergio Vallejos y del Deporte, Juan Pablo Spoerer.

chile-00003

La iniciativa tuvo como propósito compartir un momento de recreación, comentó Sergio Vallejos: “Este es el espíritu que estamos mostrando y que el Presidente Piñera quiere, que la infancia esté primero y que nuestros esfuerzos estén centrados en responder a sus necesidades de manera prioritaria”, afirmó.

Para Juan Pablo Spoerer, “esta fue una gran oportunidad de destacar a líderes positivas, como las seleccionadas de fútbol, ante un grupo de niñas para las que son ejemplos a seguir en valentía, dedicación y convicciones. Quisimos disfrutar de un momento histórico para el deporte nacional junto a las niñas del Cread Capullo, para recalcar nuestra convicción en orden a que trabajemos incansablemente por emparejar la cancha con quienes más lo necesitan”, sostuvo el seremi del Deporte.

“El futbol nos ha dado muchas alegrías y es un excelente ejemplo de cómo nos unimos los chilenos y chilenas tras una causa común. Viendo el ejemplo de entrega que nos han dado las jugadoras, nos motiva a seguir trabajando por una sociedad en que hombres y mujeres tengamos verdaderamente las mismas oportunidades en todos los ámbitos”, explicó por su parte la seremi de la Mujer y la Equidad de Género, Marissa Barro.

Finalmente, Patricio Muñoz, director regional (s) del Sename Biobío, agradeció el compromiso de las autoridades regionales y el buen comportamiento de las niñas, indicando que “esto refuerza nuestra idea de que, en el trabajo con la infancia vulnerada en sus derechos, todos están convocados a aportar con su grano de arena”.