Menú Principal
10 de noviembre de 2021

Talleres con familias y referentes afectivos buscan favorecer la reinserción de jóvenes que infringieron la ley

El objetivo de las jornadas fue integrar a familias y seres significativos en los procesos que están llevando a cabo tanto jóvenes condenados como imputados, al interior del Centro de Justicia Juvenil de La Serena.

Durante todos los días miércoles del mes de octubre, tras finalizar la jornada de visitas, el equipo técnico del Centro de Internación Provisoria y Centro de Régimen Cerrado (CIP-CRC) de La Serena desarrolló talleres enfocados en temáticas de apoyo a la familia y referentes significativos de los adolescentes, como parte del proceso de reinserción que lleva a cabo el recinto dependiente del Servicio Nacional de Menores (Sename).

Consumo de drogas como problema de salud mental, familia y adolescencia, habilidades sociales y desarrollo parental, fueron algunas de las temáticas abordadas en cada taller. Además, también se contó con una charla dictada por profesionales del Programa Ambulatorio Intensivo (PAI) del centro de salud familiar Cardenal Silva Henríquez.

Según manifestó la directora regional (s) del Sename Coquimbo, Patricia Alfaro, el objetivo de estos encuentros fue “desarrollar espacios de diálogo y comunicación activa con los familiares de aquellos jóvenes que presentan consumo de sustancias, con el fin de promover en ellos un cambio de actitud que favorezca sus procesos de reinserción al interior del centro de justicia juvenil”.

Los talleres fueron bien acogidos por los asistentes. E.H, quien visita a su hijo en el recinto, señaló que “siempre es bueno poder conversar de estos temas, yo puse mucha atención y pregunté bastante al psicólogo, porque son temáticas que nos preocupan mucho como padres”.

Cabe señalar que, desde el día 01 de octubre, el Sename está abocado exclusivamente al área de justicia y reinserción juvenil. Para ello, diseña y desarrolla prestaciones en el marco de la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente (LRPA) N°20.084, que se aplica a jóvenes que han estado en conflicto con la ley entre los 14 y los 17 años, con el fin de contribuir a su plena integración social, conforme a los estándares definidos por esta ley.