Menú Principal
10 de noviembre de 2021

Jóvenes del Centro Semicerrado Calera de Tango pintaron mural en el frontis del Cosam de Peñaflor

Bajo la frase que retrata el mural “Salud mental, un derecho necesario”, el arte-terapia se convierte en un método de expresión y autodescubrimiento psicoemocional, con espacios de inserción comunitaria para el desarrollo de habilidades sociales entre los participantes.

Hasta el Centro de Salud Mental (Cosam) de Peñaflor llegaron adolescentes que cumplen sanción en el Centro Semicerrado (CSC) de Calera de Tango, quienes junto al equipo médico del Cosam se encargaron de llenar de color y emotivos dibujos el frontis del recinto.

La actividad también contó con la colaboración de usuarios del centro de salud, quienes previamente participaron de un concurso de pintura del cual se obtuvo el boceto final que se pintó. Los protagonistas coincidieron en destacar la cohesión y participación social, lo que hizo surgir elementos de gran importancia para el trabajo que se desarrolla a diario en el recinto, tales como el sentido de pertenencia y la inclusión, acordando que el mensaje que iría en el mural sería: “Salud mental, un derecho necesario”.

El profesor de arte a cargo del taller de muralismo, Juan Pablo López (‘Juan Pincel’), recalcó que “se logró renovar un espacio, generando en los usuarios un momento terapéutico total donde hicimos terapia a través de la pintura y el compartir”.

En tanto, la directora del Cosam de Peñaflor, Carolina Ortiz, agradeció el trabajo colaborativo en un mural que quedó “lleno de sentido y colores. Agradecemos la asociación con Sename, porque hicimos una actividad con sentido para nuestros usuarios. La asociatividad y participación social en este tipo de iniciativas hacen que emerja una gran motivación para la labor que desarrollamos; esperamos seguir trabajando junto al Sename en muchas más instancias”.

Por su parte, el director del CSC Calera de Tango, Marcel Santibáñez, destacó “la relevancia de estos espacios de inserción social efectiva para los jóvenes; son espacios donde pueden desarrollar habilidades sociales, empatizar con las necesidades de los otros y poner en práctica valores tales como la responsabilidad y la solidaridad”.