Menú Principal
7 de junio de 2021

Sename promueve la reinserción social con jornadas de apreciación musical

El Centro de Justicia Juvenil de Cholchol, en La Araucanía, realiza talleres de instrumentos musicales a cargo de la Corporación Intercultural para las Artes Frontera. Con el objetivo de potenciar las rutinas de adolescentes y jóvenes que se encuentran cumpliendo sanción en el Centro de Internación Provisoria y de Régimen Cerrado (CIP-CRC) de Cholchol, favoreciendo en ellos el conocimiento de diversos instrumentos y la incorporación de conductas musicales, la Corporación Intercultural para las Artes Frontera ejecuta un ciclo de talleres de ocho sesiones y un mes de duración.

La iniciativa forma parte de un convenio establecido entre esta corporación y la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, en el marco del programa de fortalecimiento de la identidad cultural regional.

En el taller participan cinco adolescentes en régimen cerrado, quienes desarrollan clases pedagógicas centradas en instrumentos musicales y su relación cultural; asimismo, realizan un recorrido histórico por cada uno de estos instrumentos musicales y conocen diversos patrones rítmicos a partir de su ejecución básica.

Soledad (19), manifestó que no tenía acercamientos a la disciplina, pero que gracias al taller hoy tiene interés por conocer mucho más: “La verdad es que el taller de música me saca mucho de este encierro, me relajo, me encanta conocer el sonido de los instrumentos y saber qué significa. Las notas del violín y lo relajante de su sonido me encantó, por eso quiero aprender mucho más”, aseguró la joven.

De acuerdo a lo expresado por el director del centro, Eduardo Arroyo, el taller de música -que se suma a uno de artes circenses- permite el cumplimiento de ciertos objetivos transversales en el proceso de reinserción social, donde los jóvenes logran adquirir habilidades blandas que permitan procesar su propia personalidad y el autoconocimiento, el manejo de la ansiedad y frustración, lo cual permite que se acerquen a procesos formativos más sistemáticos y con expectativas de culminación. “Como centro buscamos generar instancias de aprendizaje que permitan mitigar la ansiedad de los jóvenes en esta época de pandemia, abriendo un espacio a la comunidad tomando las medidas sanitarias correspondientes”, explicó Arroyo.

“El taller ha dado buenos resultados, ya que los adolescentes participan de manera constante en las jornadas que se desarrollan los miércoles y domingos, lográndose una conexión entre ellos y la música y su interés por conocer los aspectos más relevantes de los instrumentos que van conociendo”, concluyó el director del recinto.