Menú Principal
2 de marzo de 2021

Injuv entregó kit de emprendimiento a adolescentes del Centro de Justicia Juvenil de Talca

La iniciativa tiene como objetivo otorgar herramientas concretas para la reinserción social de los jóvenes.

El Instituto Nacional de la Juventud (Injuv) del Maule entregó un valioso kit de emprendimiento a los jóvenes que se encuentran cumpliendo sanción en el Centro de Internación Provisoria – Centro de Régimen Cerrado (CIP-CRC), dependiente del Servicio Nacional de Menores (Sename) en Talca. La acción es parte del convenio de colaboración que sostienen ambas instituciones, y tiene como objetivo apoyar las ideas de negocio que surgieron en el programa “Mi Emprendimiento”.

Los participantes del programa del Injuv obtuvieron un logo personalizado para sus emprendimientos, además de pecheras, merchandising y mochilas. Cabe señalar que los alumnos de la escuela de diseño de la Universidad de Talca fueron los que personalizaron las ideas, plasmándolas en una marca concreta.

La directora del Injuv Maule, María Paz Del Valle, destacó el programa “Mi Emprendimiento” y enfatizó en la importancia de entregar herramientas concretas a los jóvenes para su reinserción. “Estamos felices de dar término a este programa con los jóvenes privados de libertad, donde pudieron soñar sus ideas de negocio, imaginar una vida nueva, pero donde sobre todo obtuvieron herramientas concretas para su reinserción social. Además, estamos doblemente contentos, ya que en este proyecto se nos unieron diversos socios estratégicos, como los estudiantes de diseño de la Universidad de Talca, quienes pusieron su talento y dedicación para crear un logo y una marca para que cada idea de los jóvenes tuviera un sello único; nuestro compromiso es trabajar por la juventud del Maule, y seguiremos buscando alianzas que nos permitan crear oportunidades para ellos”, aseguró la autoridad.

En tanto, Verónica Muñoz, directora del CIP-CRC de Talca, destacó el compromiso y la labor del Injuv con los jóvenes privados de libertad, ya que “gracias a este programa aprendieron múltiples conocimientos, pero lo más importante es que los invitó a soñar, a proyectar un futuro, a creer en ellos, y eso es fundamental para su reinserción. Estamos muy agradecidos con el Injuv, ya que ha sido un aliado permanente en el tiempo, siempre preocupado por las necesidades y el bienestar de los jóvenes”.

Cabe recordar que en el programa “Mi Emprendimiento” participaron 13 adolescentes privados de libertad, quienes aprendieron lo básico de estas labores y se formaron ideas de negocios para el futuro. Este año la iniciativa se replicará y se espera la participación de 19 jóvenes.