Menú Principal
25 de febrero de 2021

Adolescentes en residencia de Cauquenes aprenden a cuidar la tierra y las bondades de la agricultura responsable

El proyecto, que forma parte de los talleres prelaborales ideados por el equipo de profesionales del establecimiento, busca promover la agricultura y el consumo sustentable de alimentos. 

La residencia Ciudad del Niño de Cauquenes, colaboradora del Servicio Nacional de Menores (Sename), cuenta con grandes extensiones de terreno que ofrecen a los niños y adolescentes espacios para recrearse, hacer deporte, aprender y desarrollarse en diversas áreas. Una de éstas es la agricultura, a través de un proyecto que nació de su directora, Olga Orellana, junto al equipo de la residencia, con el propósito de acercarlos al origen de los productos agrícolas. 

Aprovechando los amplios espacios del lugar se construyó un invernadero y diversos sectores para el cultivo de lechugas, tomates, pepinos, aceitunas, arándanos, sandías, manzanas y frutillas, entre otros vegetales, los que son sembrados y cosechados por los adolescentes; esto significa que deben preocuparse de todo el proceso, lo cual requiere responsabilidad, constancia y compromiso por su parte. 

La actividad, que además de enseñar un oficio entrega importantes valores, ha sido un éxito entre los jóvenes, quienes gracias a su entusiasmo y esfuerzo han logrado la cosecha de frutas y verduras, respetando los tiempos y temporadas de éstas, ya que la finalidad es entregarles las bases de una agricultura sostenible que en el futuro puedan realizar de forma independiente.  

Uno de los aspectos más relevantes es que, mediante este tipo de actividades, los adolescentes son conscientes del esfuerzo que requiere la cosecha de una hortaliza o fruta, lo que enaltece el esfuerzo y respeto hacia lo que consumen para su alimentación. 

Los profesionales del lugar han sido pieza importante en este proyecto, pues son quienes han entregado todas las enseñanzas sobre el proceso de cultivo, como la importancia del suelo, forma y momento de sembrar, poda, riego y cosecha. “Este proyecto forma parte de los talleres prelaborales, donde aprenden a ser responsables y respetuosos del medio ambiente y de quienes nos rodean”, señaló la directora de la residencia, quien se encuentra orgullosa por los avances logrados y por el compromiso del equipo para sacar adelante esta iniciativa.