Menú Principal
10 de octubre de 2020

Jóvenes del Centro Cerrado de Arica hicieron obsequios para jardín infantil

En el contexto del trabajo colaborativo entre el Sename y Junji, los adolescentes regalaron 150 remolinos de viento para niños y niñas del jardín “Ardillitas”, con el objetivo de entregar un mensaje de amor y optimismo en tiempos de pandemia.

Como una acción más en la labor conjunta entre el Servicio Nacional de Menores (Sename) y la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) en la Región de Arica y Parinacota, jóvenes que cumplen sanción en el Centro de Régimen Cerrado (CRC) de la capital regional hicieron entrega de 150 remolinos de viento confeccionados por ellos mismos, con motivo de generar una contribución en los procesos de aprendizaje de los niños y niñas que asisten al jardín infantil “Ardillitas”.
De esta forma, la acción de obsequiar un juguete propio de la tradición y cultura chilena se constituye como una oportunidad de repensar en el otro con una mirada libre de prejuicios, y contextualizada en las experiencias de vida de los jóvenes que cumplen sanción.
Sobre la iniciativa, el director regional del Sename, Pablo González, señaló que “actividades así favorecen el desarrollo integral de la infancia y adolescencia de la región; siempre es un agrado contar con el apoyo constante y colaborativo entre instituciones, ya que estas acciones tienen incidencias positivas no solo para los niños y niñas del jardín infantil, sino que también para los adolescentes, sobre todo en estos tiempos de pandemia que estamos viviendo”.
En tanto, Marjorie Fraile, directora del jardín “Ardillitas”, mencionó que “la entrega de estos remolinos de viento por parte de los jóvenes contribuye en el aprendizaje diario de los niños, al mismo tiempo que fomentan el juego como un derecho fundamental que se enmarca en el contexto en que nos encontramos”.
Se espera que este trabajo interinstitucional entre Sename y Junji se mantenga en el tiempo, ya que favorece tanto la enseñanza de niños y niñas como la reinserción social de los adolescentes que infringieron la ley.