Menú Principal
18 de julio de 2020

Jóvenes fabrican adaptadores de mascarillas para bomberos en el centro de justicia juvenil de Valdivia

Un importante desafío asumieron los adolescentes que participan del taller de impresión “La libertad de emprender en 3D”, quienes elaborarán cerca de 30 adaptadores especiales para quienes combaten el fuego.

Hace ya tiempo que adolescentes que cumplen sanción en el Centro de Internación Provisoria y Régimen Cerrado (CIP-CRC) Valdivia, y que participan del taller de impresión “La libertad de emprender en 3D”, están realizando diversos aportes a la comunidad, donde se destaca en los últimos meses la elaboración de protectores faciales entregados a instituciones de la región en el contexto de la pandemia.

En esta ocasión, tal como lo detalló el director del Centro de Internación Provisoria y de Régimen Cerrado (CIP-CRC) Valdivia, Alexis González, “apareció un desafío mayor. Bomberos de Valdivia nos pidió generar adaptadores especiales para sus equipos, así que se presentó una importante tarea para los jóvenes, ya que se trata de la impresión de elementos que no es sencillo fabricar”.

González agregó que “los adolescentes sienten que pasaron un proceso de crecimiento con esto, están elaborando un elemento mucho más sofisticado que desde la experiencia han logrado superar, y eso va a cimentar aún más la autoconfianza de los jóvenes que están trabajando con las impresoras 3D”.

Por su parte, la terapeuta ocupacional del CIP-CRC, Carolina Romero, aseguró que “el archivo para trabajar la impresión es bastante complejo y debe quedar muy preciso, por lo que para los adolescentes representa la oportunidad de hacer algo distinto; esto los ayuda a conectarse con la comunidad, sobre todo si se trata de una institución tan noble como Bomberos”.

En tanto, el capitán de la Tercera Compañía de Bomberos de Valdivia, Edgardo Pino, afirmó que “este aporte viene a facilitar nuestro trabajo, principalmente en las labores que realizamos en tiempos de pandemia, ya sea en incendios o en emergencias de otro tipo. Estamos enormemente agradecidos de la dedicación y paciencia que han tenido los jóvenes al asumir el riesgo de fabricar este tipo de artefacto”.

El voluntario de la misma compañía, Diego Herrera, relató que el objetivo era poder replicar un tipo de elemento que tiene como fin adaptar las máscaras de los equipos de respiración autónoma que se utilizan para incendios, dejándolas habilitadas para su uso en otro tipo de emergencias. Esto, recordando la necesidad de contar con elementos de protección durante sus labores en tiempos de pandemia. “Este adaptador nos permite, en el momento de una emergencia, que no tengamos que cambiar varias veces la máscara que utilizamos para protegernos, sino que podamos agregar un par de filtros y que cuando ingresemos a la emergencia saquemos el adaptador, conectándonos directamente a nuestro equipo de respiración”.

Respecto al trabajo desarrollado por los adolescentes, el voluntario comentó que “nos contactamos con el CIP-CRC Valdivia, desde donde dijeron que el diseño no era fácil, pero que podían hacerlo. Eso habla muy bien de la experiencia que tienen los jóvenes, ya que desde otras entidades a las que acudimos nos respondieron que por la complejidad del diseño no se atrevían fabricarlo”.

Así, con la fase de prueba finalizada, la institución aprobó la fabricación de 30 adaptadores para la Tercera Compañía de Bomberos de la capital regional.