Menú Principal
18 de mayo de 2020

La explotación sexual de niños, niñas y adolescentes es un delito

Durante el año 2019 más de 1400 niños y niñas víctimas de explotación sexual fueron atendidos en 18 proyectos especializados, que reciben subvención del Sename.

El objetivo de conmemorar el 18 de mayo como “día contra la explotación sexual infantil” es visibilizar esta violación a los derechos humanos, que ocurre cuando una persona o grupo de personas involucran a menores de edad en actividades sexuales, para la satisfacción de los intereses y deseos de otras personas o de sí mismo, a cambio de una remuneración económica u otro tipo de beneficio o regalía.

Este delito implica cuatro modalidades principales, en las que el abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad es su acción clave: pornografía, relaciones sexuales remuneradas, trata con fines sexuales, y explotación en contexto de viajes y turismo.

En Chile ha aparecido la modalidad de “padrinazgo”, una modalidad que -con el consentimiento de la familia, o al menos un integrante de ella- involucra al niño o niña en una relación pseudosentimental o pseudoprotectora con un adulto, a cambio de recibir algún tipo de beneficio material.

En nuestro país se ha desarrollado una estrategia de trabajo intersectorial, a través del Primer, Segundo y Tercer Marco contra la Explotación Sexual Infantil. Este último se encuentra en fase de seguimiento y evaluación con miras al diseño de un 4° Marco para el período 2021-2025, que refuerce las acciones en curso en los ámbitos de prevención, sensibilización, sanciones legales y atenciones especializadas para las niñas, niños y adolescentes víctimas de esta violación a sus derechos humanos.

Según los datos del Sename, durante el año 2019 los 18 proyectos de Protección Especializada de Explotación Sexual (PEE) atendieron a 1.477 niñas, niños y adolescentes. De ellos, la gran mayoría eran de sexo femenino, entre 14 y 17 años, y de nacional chilena. La principal causal de ingreso a estos programas fue “niña, niño y adolescente utilizado en actividades sexuales remuneradas”.

Cualquier ciudadano que conoce alguna situación de explotación sexual debe activar los mecanismos de denuncia, con el fin de que la justicie investigue y entregar protección a las víctimas. Para ello los contactos son el 134 de la PDI o el 147 de Carabineros.