Menú Principal
14 de febrero de 2020

Niños y niñas de la Residencia Familiar Carlos Antúnez se insertan en su barrio y reciben a sus vecinos

En coordinación con la Corporación Simón de Cirene y Fundación +Unidos, compartieron en un ameno encuentro que fue valorado por la comunidad. “Se abre un espacio importante de integración y entretenimiento para todos”, señalaron.

Vecinos de la Residencia Familiar Carlos Antúnez fueron recibidos ayer por un grupo de otros vecinos que con ansias y mucho cariño prepararon cada detalle: se trata de los niños y niñas que habitan esta casa recientemente habilitada y que permitió avanzar un paso más en el cierre definitivo del Cread Galvarino.

La iniciativa se trató de la primera instancia de reunión entre los niños y sus vecinos en la casa, aunque en las semanas previas a este encuentro se dieron otras oportunidades para compartir fuera de la residencia y también cuando un grupo de familias del barrio conoció las instalaciones de la casa antes de la llegada de los niños.

Banderines, presentaciones, juegos, convivencia y hasta un video creado por los propios niños tuvieron como resultado una jornada distinta y especial para los vecinos de ese sector de Providencia, quienes agradecieron la grata jornada.

A la velada asistieron representantes de la Corporación Simón de Cirene y de Fundación +Unidos, actuando como agentes colaboradores de cada actividad.Ambas instituciones trabajaron en paralelo con Pamela Ramírez, directora de la Residencia Familiar Carlos Antúnez: “Los niños que tuvieron el interés de vincularse con la comunidad generaron esta instancia bajo sus condiciones, lo que dio como resultado este positivo encuentro con los vecinos, quienes pasan a ser portavoces del resto que aún no nos ha visitado”, afirmó la profesional.

Desde el comienzo del proceso de instalación de laresidencia, Simón de Cirene ha trabajado en conjunto con la dirección nacional del Sename en lo que respecta al relacionamiento comunitario con el vecindario, entregando toda la información y acompañamiento antes, durante y después de su puesta en marcha.

Josefina Correa, jefa de proyectos de la corporación, indicó que “la clave para la adaptación de la comunidad pasa por entregar la información necesaria y apelar a la empatía. Si bien existió un prejuicio o recelo al comienzo del proceso de instalación de la residencia, hoy comparten naturalmente los niños y niñas con sus vecinos. Se abre un espacio importante de integración y entretenimiento para todos”, aseguró Correa.
Ambas fundaciones colaboran actualmente con la red Sename siendo parte de encuentros con otras residencias de la Región Metropolitana, favoreciendo así espacios recreativos para que los niños y niñas sean anfitriones de sus propios espacios.