Menú Principal
13 de noviembre de 2018

Feria del Libro realizó encuentro de poesía en el centro de justicia juvenil de Puerto Montt

En la instancia, los poetas pudieron interactuar con un total de 18 jóvenes que se encuentran cumpliendo sanción en el recinto.

cult-000002

Como parte de las actividades de extensión de la tercera versión de la Feria del Libro, organizada por la Corporación Cultural y el municipio local, un grupo de poetas provenientes de Arica, Santiago y Puerto Montt llegaron hasta el Centro de Internación Provisoria y de Régimen Cerrado (CIP-CRC) de la capital de Los Lagos para compartir con adolescentes privados de libertad.

El encuentro tuvo por objetivo llevar hasta los jóvenes el talento de los artistas Rolando Martínez, quien arribó desde Arica; Juan Carlos Urtaza, poeta y boxeador proveniente de Santiago; además de Cesar Opazo y Jorge Vargas, organizadores del espacio, ambos de Puerto Montt y fundadores del Colectivo Orgasmar, que desde hace más de cuatro años se dedica a la actividad cultural en la región.

Los poetas pudieron interactuar con un total de 18 jóvenes, quienes se fueron incorporando progresivamente al diálogo, en la medida en que iban adquiriendo confianza para contar sus propias experiencias con la literatura y las artes.

Pamela Díaz, profesional encargada de casos del CIP-CRC, se refirió a la importancia de este tipo de actividades, indicando que “para ellos escuchar experiencias de vida plasmadas en la poesía se configura como un momento importante de reflexión, llevándolos a transitar por emociones profundas en la búsqueda de un sentido a sus vidas; sin duda, un gran aporte para la intervención psicosocial”.

Domingo Retamal, poeta y director del Colectivo Orgasmar, señaló que “los jóvenes tuvieron la oportunidad de compartir con poetas que tuvieron la deferencia de venir desde partes tan lejanas como Arica y Santiago, mostrando lo que es nuestra actividad y dándonos cuenta de que muchos de ellos tienen afición a la literatura; algunos, incluso, escriben poesía y cuentos”.

El CIP-CRC de Puerto Montt ha ido incorporando cada vez más la participación de artistas y gestores culturales a sus rutinas diarias de intervención, apuntando a que los adolescentes que cumplen sanción al interior del recinto vean ampliadas sus posibilidades de desarrollo personal, guiándolos por caminos que los alejen de conductas disruptivas.