Menú Principal
24 de enero de 2017

Sename Iquique inauguró nuevas oficinas del Programa Familias de Acogida

La instancia forma parte del fortalecimiento de la protección de niños y niñas de la región.

Frente a la playa Cavancha, en Iquique, se ubican las nuevas oficinas del Programa de Familias de Acogida Especializadas (FAE) del Servicio Nacional de Menores (Sename), el cual tiene por objetivo evitar que los niños y niñas que han sufrido vulneraciones de derechos pasen por el sistema de protección residencial.

La iniciativa ejecutada por la Fundación Tierra de Esperanza, forma parte del actual proceso de fortalecimiento del sistema de cuidados alternativos de niños que deben ser separados transitoriamente de su familia de origen, por una medida emanada desde los tribunales de familia.

El seremi de Justicia y Derechos Humanos, Patricio Torres, explicó que “mediante el programa FAE se busca fundamentalmente garantizar que a los niños y niñas que han sufrido alguna vulneración, se les pueda asegurar la protección de sus derechos y necesidades básicas, al amparo de una familia temporal que le entregue responsable y comprometidamente un apego seguro, además de otras condiciones que garanticen su desarrollo tanto físico como psicológico”.

Por su parte, Fernanda Parra, directora del programa FAE Oasis Iquique de Fundación Tierra de Esperanza, indicó que “la inauguración de las nuevas dependencias dará nuevos aires a los procesos de intervención que se han llevado a cabo con las familias, sensibilizando a la población para hacerse partícipe en la restitución de derechos de nuestros niños, siendo capaces de entregar un contexto familiar estable y protector para la primera infancia, población que es la que más atendemos”.

La directora regional del Sename, Paula Soto, se refirió a la importancia de este programa en el compromiso que estableció la Presidenta Michelle Bachelet, acerca de que los niños pasen el menor tiempo posible en una residencia. “Es fundamental invitar a la comunidad a que se informe respecto del proceso de ser una familia de acogida y así restituir el derecho de un niño o niña a vivir en familia; tenemos certeza de que las mejores condiciones de vida están en el seno de un núcleo familiar que le entregue afecto y cuidado, potenciando así su desarrollo y habilidades”, señaló.