Menú Principal
15 de septiembre de 2016

Jóvenes que infringieron la ley en Aysén se certifican como ayudantes en mecánica automotriz y soldadura al arco

El proceso de capacitación busca que los jóvenes que cumplen alguna sanción cuenten con una herramienta de trabajo sustentable al egreso del sistema, acorde con el mercado actual y de utilidad para su vida diaria.

Luego de un proceso de capacitación que se extendió del 7 de julio al 23 de agosto, cinco jóvenes del centro de justicia juvenil de internación provisoria y régimen cerrado de Coyhaique, se certificaron como “Ayudantes en mantención de mecánica automotriz y aplicaciones de soldadura al arco”. El proceso de aprendizaje impulsado por el Servicio Nacional de Menores (Sename) a través de Aysén Consultores, busca que los participantes sean capaces de realizar operaciones de mantención a vehículos de acuerdo a las normativas de higiene y seguridad vigentes, pero por sobre todo, generar un modelo de intervención que favorezca su inserción social y laboral.

Lorena Soza, directora regional del Sename Aysén, destacó el compromiso que ha tenido cada uno de los jóvenes que accedieron a estos procesos de capacitación y formación impulsados al interior del centro de Coyhaique. “Ustedes han sido alumnos aventajados, han sabido tomar estos espacios como verdaderas oportunidades, aprovechando todas estas herramientas y las habilidades con las que cuentan para que les aporte a su vida. Lo más importante para nosotros es que una vez que salgan de acá, hagan algo que les contribuya a ustedes, a sus familias y a la sociedad, para eso estamos trabajando”, indicó Soza.

Durante la actividad de certificación del proceso que consideró la capacitación en mantenimiento de motores, sistemas de lubricación, refrigeración, frenos, transmisión, dirección y suspensión, además de higiene y prevención de riesgos en el taller mecánico y soldadura al arco, Cristián Díaz, secretario regional ministerial de Justicia y Derechos Humanos, enfatizó que “como gobierno debemos generar las condiciones para que puedan acceder a la mayor realización posible como personas, y esperar que aquello que han aprendido les sirva para toda la vida, que sigan aprovechando cada oportunidad y que puedan incorporarse satisfactoriamente en el mercado laboral”.

Otras de las autoridades que estuvo en la ceremonia de certificación fue Fernando Acuña, defensor regional, quien destacó un conocido proverbio chino que dice que si quieres ayudar a alguien no le debes regalar el pescado, sino que debes enseñarle a pescar. “Hoy ustedes tienen un nuevo conocimiento que les permite ser más libre, para que cuando salgan de aquí puedan integrarse de mejor manera a la sociedad. Entonces hoy no sólo aprendieron a pescar, sino que están aprendiendo a ser más libres”, dijo.

El proceso de capacitación que permitió la certificación de 5 jóvenes que infringieron la ley se enmarca en la oferta programática formativa permanente que hay al interior del centro de justicia juvenil de Coyhaique, destinada principalmente a dar cobertura en el área laboral a adolescentes que se encuentran cumpliendo sanción en sistema de régimen cerrado, o internación provisoria, con miras a un inserción social y laboral más exitosa.