Menú Principal
6 de septiembre de 2016

Fundación entrega 10 computadores a centro de protección del Sename en Arica

En el marco del convenio entre el Servicio Nacional de Menores (Sename) y Fundación Chilenter, se entregaron 10 notebooks al centro de protección del servicio en la Región de Arica y Parinacota, con el fin de entregar distintas herramientas de trabajo a niños, niñas y adolescentes.

En la simbólica ceremonia estuvieron presentes la directora sociocultural de la Presidencia, Paula Forttes; la intendenta regional, Gladys Acuña; el seremi de Justicia y Derechos Humanos, Leonel Huerta; la directora regional del Sename, Nancy Salazar; la directora ejecutiva de Chilenter, Irina Reyes; directores de centros dependientes del Sename, y público en general.

“Esperamos donar más de 120 computadores a todas los centros de protección a lo largo de Chile. Con esta entrega queremos aportar a todos los niños y jóvenes para que tengan mayores oportunidades a través del buen uso de la tecnología”, expresó Paula Forttes.

Esta entrega se realiza en el marco de un convenio entre Chilenter y Sename, que con el apoyo del Ministerio de Educación, se darán computadores a los 11 centros de protección del Sename distribuidos en todo el país.

Mientras que Nancy Salazar, directora regional del Sename, comentó que “sin duda alguna la colaboración de Chilenter es una herramienta para todos los jóvenes de la región. Con la donación de estos notebooks podrán usarlos en la sala de computación, o en la de estudio, ayudando a restituir sus derechos”.

Cabe destacar que Chilenter es una organización sin fines de lucro, perteneciente a la red de fundaciones de la Dirección Sociocultural de la Presidencia, que lleva 14 años de vida trabajando por disminuir la brecha digital en el país de una forma sustentable, a través de la reutilización y reciclaje de residuos electrónicos. La organización recibe equipos tecnológicos en desuso de parte de empresas y personas, los que reacondiciona para donarlos a colegios y organizaciones sociales. Los equipos que no cumplen con cierto estándar, se reciclan, valorizando partes y piezas a nivel nacional e internacional.