Menú Principal
28 de diciembre de 2020

Adolescentes del Centro Cerrado de Cholchol obtuvieron su certificación en cocina nacional e internacional

Realizaron un curso de 240 horas teórico-prácticas cuya modalidad, en sus primeras 60, fue online vía Zoom, producto de las estrictas medidas tomadas para evitar el contagio por covid-19.

Un grupo de adolescentes que se encuentra cumpliendo sanción en el Centro de Internación Provisoria y de Régimen Cerrado (CIP-CRC) de Cholchol recibió las respectivas certificaciones que los acredita como formados en cocina nacional e internacional.

El curso, aprobado por seis jóvenes, tuvo una duración total de 240 horas teórico-prácticas, de las cuales las primeras 60 se dictaron en modalidad online, lo que implicó gran esfuerzo tanto de educadores como alumnos. La creatividad aplicada por los monitores permitió que, luego de cada clase teórica, los estudiantes llevaran a la práctica lo aprendido, utilizando para esto el taller de gastronomía instalado al interior del recinto, supervisado por los profesionales del Organismo Técnico Capacitador (OTEC) Anglo Hispano, entidad encargada de la ejecución del curso con el constante apoyo del equipo técnico y profesional del centro.

De acuerdo a lo expresado por la directora regional del Sename en La Araucanía, Claudia De La Hoz, “existe una constante preocupación por la capacitación de los jóvenes, pues estamos convencidos de que generar un oficio constituye una herramienta que no solo aporta a los procesos de reinserción social, sino también a los procesos personales, otorgándole mayores habilidades para enfrentarse en el futuro a la vida independiente”.

Una característica didáctico-pedagógica importante en los procesos de enseñanza de adolescentes con trayectorias en conflicto con la ley y alejadas de las normas sociales, es que cursos de esta naturaleza entregan frutos inmediatos, por lo que tuvieron la oportunidad de autoevaluar el trabajo probando los alimentos elaborados.

En la ceremonia de certificación, el joven B.Y. (18) valoró lo aprendido y agradeció a la OTEC y al Sename la oportunidad en la adquisición de un oficio, señalando que “el curso nos permitirá obtener nuevas herramientas para cuando cumplamos nuestra sanción”.

Junto con el aprendizaje y la acreditación, los adolescentes recibieron, además, un subsidio de herramientas equivalente a 200 mil pesos, junto con una beca de continuidad de estudios en cualquiera de los cursos que imparte la OTEC.