Menú Principal
23 de junio de 2020

Red Sename Araucanía recibió donación por parte de Unicef

Los productos de prevención fueron repartidos en función de la cantidad de residentes presentes en cada centro.

Una importante donación de elementos de protección personal contra el coronavirus recibieron residencias colaboradoras del Servicio Nacional de Menores (Sename) en La Araucanía, en el marco del aporte al Ministerio de Desarrollo Social y Familia llevado a cabo por Unicef Chile.

La contribución consiste en mascarillas, guantes de látex, alcohol gel y escudos faciales, cuyo uso busca disminuir el riesgo de contagio tanto en niños y adolescentes como en los trabajadores que los atienden en las diferentes residencias de la región y el país.

A través de la Subsecretaría de la Niñez y en coordinación con el Sename, Unicef aportó en total 49 mil mascarillas de tres pliegues, 47 mil mascarillas N95, 730 litros de alcohol gel, 9 mil pares de guantes y mil protectores faciales, los cuales están siendo distribuidos en los centros de protección de todo Chile para el cuidado de niños, niñas, adolescentes y funcionarios.

En la Región de La Araucanía, la entrega beneficia directamente a residencias ubicadas en las comunas de Temuco, Padre Las Casas, Lautaro, Curarrehue, Villarrica, Pucón, Angol, Traiguén, Victoria y Collipulli.

La directora del Hogar de Niñas Betania, de Pucón, a cargo de la Fundación María de la Luz Zañartu, valoró la entrega: “Agradecemos estos kits de Unicef con elementos esenciales de seguridad para evitar los contagios dentro de la residencia, cuidando a las niñas y a los funcionarios que trabajan con compromiso por su resguardo”.

En tanto, el director regional (s) del Sename en La Araucanía, Danol Godoy, explicó que “la distribución de los kits se efectuó considerando el número de niños, niñas y adolescentes que se encuentran en las respectivas residencias y optimizando la coordinación en el proceso de entrega, de tal modo que nuestros colaboradores tengan acceso a estos implementos que ayudan de manera significativa a disminuir los riesgos de contagio”.

Los aportes entregados ayudan a la mantención de un stock de estos elementos, considerando que la alta demanda producida por la crisis sanitaria genera escasez en el mercado, dificultando su adquisición.