Menú Principal

Programas de Adopción

Programa de Adopción Global (PAG)

La Ley de Adopción N° 19.620 define el Programa de Adopción como el conjunto de actividades tendientes a procurar al niño/a una familia responsable, señalando que sólo podrán intervenir en dichos programas el Sename o los organismos acreditados ante éste. Dichas actividades dicen relación con los tres actores necesariamente involucrados en todo proceso de adopción: 1) El niño/a que requiere una medida de adopción, 2) su familia de origen y 3) los padres adoptivos. En consecuencia, se consideran en esta modalidad todas las actividades que, de acuerdo a la ley vigente, deben ejecutar los programas de adopción y que dan origen a los siguientes subprogramas: Subprograma de Apoyo y Orientación a la Familia de Origen, Subprograma de Recepción y Cuidado del Niño/a, Subprograma de Evaluación Técnica de Postulantes y su Preparación como Familia Adoptiva y Subprograma de Búsqueda de Orígenes. Cada uno de ellos tiene una normativa técnica específica, lo que nos ha permitido como Sename homogeneizar nuestra misión en cada una de las regiones del país, en cuanto a la gestión del Programa de Adopción.

Esta homogeneización es vital en las decisiones que se deben tomar por parte de los equipos profesionales en distintos momentos y casos, por lo que es fundamental la instalación de la normativa técnica que se lleva a cabo en todos los programas.

Subprograma de Apoyo y Orientación a la Familia de Origen del Niño/a

Es el conjunto de acciones destinadas a informar, orientar, apoyar y acompañar un proceso de toma de decisión por parte de la familia de origen, de manera libre, informada y responsable respecto del futuro de su hijo o hija. Asimismo, se le prepara para una eventual búsqueda de orígenes por parte del hijo/a entregado en adopción.

La atención psicosocial que se otorga suele ser bastante inmediata, ya sea a través de entrevistas, visitas al domicilio o al establecimiento hospitalario donde se encuentre la madre (suelen ser éstas las que generalmente acceden al proceso). La información que surge es reservada, trabajándose con las redes más cercanas como centros de salud y tribunales, favoreciendo un trato respetuoso hacia aquellas mujeres que desean ceder a sus hijos e hijas en adopción.

En sus bases de intervención, el programa está enfocado en: los padres y/o madres en conflicto con su parentalidad que manifiestan la intención de ceder al hijo/a en adopción; la familia de origen en conflicto con su rol parental, cuyos hijos/as permanecen en la red proteccional de Sename por grave vulneración de derechos; y en la coordinación con organismos de la comunidad que se relacionan con esta problemática, en especial el sector salud.

Subprograma de Recepción y Cuidado del Niño

Este es el Subprograma eje del Programa de Adopción, ya que articula a todos los demás. Su objetivo responde a la necesidad de restituir el derecho del niño o niña a vivir en familia, cuando esta necesidad no es posible de satisfacer por su familia de origen, según lo establece la Ley N° 19.620 y la normativa técnica del Subprograma de Recepción y Cuidado del Niño.
En relación a “desde cuándo” un niño/a comienza a ser usuario del Programa de Adopción, primero y desde la práctica se identifica el Proceso de Despeje, y luego, de acuerdo a la Ley N°19.620, existen los dos procesos legales en esta materia: el procedimiento previo a la adopción y la adopción propiamente tal.

El primero contempla los análisis jurídicos y técnicos de los antecedentes del niño/a y la tramitación de la susceptibilidad de adopción; el segundo, se preocupa del proceso judicial para constituirse en familia adoptiva.

El Proceso de Despeje es un procedimiento previo que determina que un niño/a ingresado al Sistema Proteccional no podrá reinsertarse con su familia de origen; si bien es una responsabilidad del Área de Protección, en los últimos años ha sido liderada por el Área de Adopción a través del Sistema de Detección Precoz (SDP). La derivación o postulación de un niño/a hacia adopción se realiza cuando es visualizada su imposibilidad de egreso con sus padres o red familiar de origen.

El Sistema de Detección Precoz, es una herramienta que se ha ocupado desde el año 2008 para poder visibilizar de forma oportuna a los niños/as institucionalizados menores de 9 años de edad, según su situación particular y su condición de adoptabilidad, a fin de determinar la pertinencia de iniciar una causa de susceptibilidad.

Subprograma de Evaluación Técnica de Postulantes y su Preparación como Familia Adoptiva

Está orientado a brindar información y orientación a personas que postulan a la adopción, acreditar su idoneidad como padres adoptivos mediante un proceso de evaluación, según lo dispone la ley, y preparar y apoyar a la familia en su ejercicio de la parentalidad adoptiva.
Actualmente, quienes pueden adoptar en Chile son los matrimonios chilenos o extranjeros con residencia permanente en el país (tienen la primera prioridad); los matrimonios chilenos o extranjeros residentes fuera del territorio nacional; y las personas solteras, viudas o divorciadas, chilenas con residencia permanente en el país.

El proceso de evaluación propiamente tal consiste en una entrevista personal con profesionales de la Unidad de Adopción, debiendo cumplir con ciertos requisitos generales y legales; luego se les deriva al proceso de evaluación psicológica y social. Una vez que se cuenta con los informes social y psicológico, se pasa a instancias resolutivas donde profesionales de la Unidad de Adopción, en conjunto con los que hicieron la evaluación, analizan toda la información y se decide la idoneidad de los solicitantes: si son idóneos para adoptar, si tienen alguna situación en que debieran prepararse mejor o trabajar en un contexto terapéutico, o si definitivamente son personas a quienes se les debe comunicar que no son idóneas para un proceso de adopción.
El Subprograma de Evaluación Técnica de Postulantes incluye algunos procesos importantes durante su ejecución:

Aspectos generales a considerar en la evaluación de idoneidad de los postulantes a la adopción:

-Descartar patologías físicas invalidantes o de riesgo vital, así como alteraciones psiquiátricas y antecedentes penales (de violencia intrafamiliar, no pago de pensiones alimenticias y otros).
-Nivel educacional mínimo de 8° básico.
-Sistema previsional, que brinde seguridad a la familia.
-Estabilidad laboral y un ingreso que asegure el bienestar del grupo familiar, incluyendo al hijo/a adoptivo/a.
-Vivienda y entorno que no revista riesgo para el normal desarrollo del niño o niña.
-Estabilidad de la vida familiar.
-Redes socio familiares que ayuden en la crianza.
-Motivación sana y responsable para asumir un hijo/a adoptivo/a.
-Capacidades de cuidado (especialmente sensibilidad parental y empatía).

Aspectos y tareas adicionales propias de la paternidad adoptiva:

-Favorecer la comunicación con el niño/a sobre su origen, a fin de ayudarle a integrar su historia, entendiendo que asumir la condición de hijo/a adoptivo/a es un proceso paulatino, donde los padres tienen una misión fundamental y permanente.
-Despejar las dudas, inquietudes y preguntas que el niño o niña pueda expresar durante las diferentes etapas de su desarrollo.
-Comprenderlo y apoyarlo cuando requiera elaborar y resignificar su historia, sin demonizar ni idealizar a la familia de origen.
-Acompañarlo en los procesos de búsqueda de su origen.
-Solicitar ayuda especializada y aceptar el apoyo profesional cuando perciban (los padres) que no han podido controlar o manejar de forma adecuada cualquier situación asociada a la adopción del hijo o hija.

Funciones del proceso de acompañamiento y seguimiento en la etapa de integración del niño:

-Orientar y apoyar a las familias con el fin de contribuir a que la integración familiar se desarrolle de la mejor manera posible.
-Ofrecer instancias formativas que permitan a los padres adoptivos adquirir nuevas o mejores herramientas para ejercer su rol parental.
-De ser necesario, contener a los solicitantes frente a situaciones de crisis y derivarlos a las intervenciones profesionales que correspondan.
-Evaluar las condiciones de integración y vinculación, para luego informar al Tribunal de Familia competente y así dar inicio al proceso de adopción propiamente tal.
-Activar los mecanismos de protección al adoptado/a cuando se visualice un probable fracaso y procurar una medida reparatoria para el o los niños/as involucrados/as, si es posible, reinsertarlo lo antes posible a una nueva familia.

Lo que finalmente busca el Subprograma de Evaluación Técnica de Postulantes y su Preparación como Familia Adoptiva, es a personas que realmente tienen las competencias y habilidades para hacerse cargo de un niño o niña que no lo ha pasado bien en la vida, con el compromiso de cumplir las muchas tareas que les deparan desde el minuto en que asumen esta responsabilidad.

Subprograma Búsqueda de Orígenes

La búsqueda de orígenes, en la gran mayoría de casos solicitada por jóvenes mayores de 18 años (cuando son niños, los padres adoptivos pueden hacerlo en su representación), se refiere al conjunto de acciones que una persona adoptada emprende para tomar contacto con su pasado biológico. En esta indagación, suele ocurrir que el adoptado no sólo desea conocer y encontrarse con sus padres y familia, sino que también –y a veces únicamente- obtener información general sobre su gestación y circunstancias que originaron su proceso adoptivo.

Las primeras acciones de búsqueda de familia de origen que gestiona Chile, se realizan en el año 1995 a raíz de una petición del Centro de Adopción Sueco, que contaba con un número importante de jóvenes chilenos adoptados en dicho país, pero sólo a fines del año 1999, con la entrada en vigencia de la actual Ley N° 19.620, el Sename crea el Subprograma Búsqueda de Orígenes.

Dentro de sus principios rectores están: el derecho del adoptado a conocer su historia (verdad biológica o preadoptiva) y el respeto a la privacidad y voluntad del progenitor/a de establecer contacto y/o concretizar o no el encuentro, establecidos por el Art. 8, Decreto 944.

El objetivo general es brindar asesoría técnica y satisfacer los requerimientos de las personas adoptadas mayores de edad, desarrollando acciones orientadoras, mediadoras y facilitadoras, para que los usuarios tengan acceso a los antecedentes de sus orígenes y luego tengan la libertad de decidir la alternativa de contactarse o encontrarse con su familia biológica. En esta línea, los ejes de trabajo e intervención deben ser: la persona adoptada, la familia adoptiva y la familia biológica  -principalmente la progenitora-.

Para ingresar a este subprograma, se puede realizar a través del navegador Internet Explorer 8, permitiendo a los interesados acceder a un  formulario que deberán completar para obtener antecedentes de sus familias biológicas.

Es muy importante que en este formulario se informe la dirección completa (calle, número, comuna, región, país). Una vez hecho el ingreso al sistema, un profesional del Departamento de Adopción de Sename se comunicará a través de correo electrónico con la persona.

Acceder a programa búsqueda de orígenes

Programa de reparación del abandono para la integración de niños/as institucionalizados/as en familia alternativa a la de origen (PRI)

El proceso de intervención reparatoria especializada considera, a lo menos, 4 fases, cada una de ellas con sus respectivas actividades. Estas fases son: Diagnóstico, Diseño del Plan de Tratamiento Individualizado, Ejecución del Plan de Tratamiento Individualizado y Plan de Egreso del Programa. Los procesos de intervención debieran implicar un mínimo de 4 meses y un máximo de 6 meses con una sesión a la semana, el que puede prolongarse cuando la complejidad del caso lo amerite.

El objetivo del programa es desarrollar un proceso terapéutico en el niño/a institucionalizado/a, orientado a resignificar diversos aspectos de su historia para que logre establecer vínculos sanos con personas importantes para él o ella, especialmente cuando sea incorporado/a a una familia alternativa, diferente a la de origen.

Programa de Familia de Acogida Simple (FAS)

Este programa debe desarrollar acciones fundamentales tales como: reclutamiento, selección, apoyo y supervisión a las familias de acogida y la intervención y apoyo al niño, niña o adolescente que ingresa al programa. Este último ámbito se encuentra orientado a la intervención con el niño/a en función de favorecer las condiciones para que, en el más breve plazo, pueda estabilizarse y residir con una familia permanente.

Centros Residenciales

Residencias de Protección para el niño/a que está por nacer con progenitora en conflicto con la maternidad (RPF)

Este proyecto contempla un programa de intervención con dos niveles de acción, el primero de ellos está dirigido a asegurar adecuadas condiciones de vida para las mujeres embarazadas, para los/as niños/as que están por nacer y, eventualmente, para los que han nacido, proporcionando un ambiente físico y socio-emocional apto para su desarrollo, considerando las necesidades y características particulares, tanto de la mujer como del niño/a. Por su parte, el segundo nivel de acción es de carácter psicosocial y formativo, destinado a determinar la situación familiar más beneficiosa para el niño/a, para lo cual se apoyará integralmente, tanto a las mujeres que deciden asumir su maternidad (potenciando sus capacidades vinculares y activando redes sociofamiliares disponibles), como a las mujeres que deciden entregar a sus hijos/as en adopción, acompañándolas profesionalmente en el proceso de discernimiento y de cesión del niño o niña.

Residencia de Protección para Lactantes (RPL)

Son aquellas destinadas a proporcionar, de manera estable, el cuidado y protección a los niños y niñas lactantes y preescolares que han debido ser separados de su medio familiar, cuando su permanencia en él implica un peligro para su integridad física, psicológica y/o social, lo que finalmente se traduce en una vulneración de sus derechos. Es importante considerar que esta medida de protección es de carácter excepcional y transitoria, que tiene por objetivo la intervención familiar, para que el niño o niña pueda reintegrarse lo más pronto posible a ésta u otra familia sustituta o adoptiva (habiéndose antes agotado todas las posibilidades con la familia extensa). Sin embargo, es absolutamente necesario que se evalúe la viabilidad de la recuperación de la familia biológica o de origen, proceso de vital importancia para lograr la restitución del derecho a vivir en familia.

Acceder a Programa Búsqueda de Orígenes