Menú Principal
terc-00001
9 de Julio de 2019

Jóvenes del Centro Cerrado de Graneros iniciaron el segundo ciclo de adiestramiento canino

Con el ingreso de la segunda camada, se comenzó a trabajar de inmediato para preparar a los perros que fueron rescatados de la calle

terc-00002

Para dar continuidad al proyecto “Terapia Asistida de Animales”, de la Corporación Trapem y financiado por la Subdere, se dio inicio al taller de adiestramiento a cargo de jóvenes que cumplen sanción en el centro de justicia juvenil de Graneros, como iniciativa que busca una intervención terapéutica bidireccional para sus procesos de reinserción social.

Los canes son rescatados e ingresados al programa para ser dados en adopción, esto en el marco de la ley de tenencia responsable de animales, conocida como “Ley Cholito”.

Ramiro, uno de los participantes, expresó que “ha sido una buena experiencia participar de este taller, porque los perritos necesitan mucho amor. Yo estoy entrenando a uno que le puse Gary, y cada vez que llego se pone contento. Me encantan los perros, así que me ha servido mucho estar en este proyecto”, afirmó el joven.

Uno de los funcionarios a cargo es Jorge Manzo, psicopedagogo, quien explicó que el proceso ha sido tremendamente positivo con jóvenes que infringieron la ley, ya que “han cambiado mucho su conducta personal o de disponibilidad al asumir la responsabilidad de cuidar y entregar cariño a los canes. La base de este adiestramiento se relaciona con lo conductual, con la repetición constante para realizar nuevos hábitos, generar nuevas concepciones y aprendizajes”, detalló.

Respecto al primer grupo, el profesional explicó que “si hacemos una comparación, podemos ver que había jóvenes que fumaban muchos más cigarros al principio, lo que fue bajando considerablemente. Por ejemplo, había uno que fumaba 10 cigarros y bajó a dos diarios, porque entendió que eso impedía generar contacto con el perro, priorizando su cuidado”, concluyó Manzo.

En este segundo proceso de adiestramiento también se sumaron algunos de los jóvenes que participaron en el primer grupo de perros rescatados, dando muestra del interés y positivo impacto de una iniciativa que busca ser una alternativa terapéutica en la intervención con los adolescentes.