Menú Principal
achu-00001
5 de Noviembre de 2018

Jóvenes del centro de justicia juvenil de Copiapó co-crean libro con sus vivencias para prevenir consumo de drogas

 “Mi experiencia podría cambiar tu destino”, lleva por título el compilatorio que plasma las nocivas experiencias con la droga de adolescentes privados de libertad, y que será publicado gracias al Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).

achu-00002

Todos los lunes y viernes, adolescentes y jóvenes que cumplen sanción en el centro de justicia juvenil de Copiapó se reúnen con dos connotados escritores de la región, donde reflexionan y se abren al dialogo vivencial sobre sus experiencias con la droga.  El inicio, la adicción y, en la mayoría de los casos, cómo su consumo los convirtió a temprana edad en infractores de la ley, son aristas de las vidas que se abordan con sus propias voces y que se reúnen en un libro que se publicará gracias al financiamiento del FNDR Atacama.

A través del club deportivo recreativo y cultural “Reinsertándonos en la libre sociedad”, formado al interior del Centro de Internación Provisoria (CIP), los jóvenes pueden acceder a fondos concursables y postular proyectos que les permitan cimentar mejor su camino, una vez cumplida su sanción.  Durante 2018 postularon y se adjudicaron el proyecto “Mi experiencia podría cambar tu vida”, consistente en un libro recopilatorio de sus experiencias con la drogadicción. Además del relato, el compendio contempla dibujos trazados por ellos mismos, como un componente terapéutico e ilustrativo que enriquezca el texto.

Tatiana Mayerovic es diseñadora y forma parte del proyecto, a través de una metodología que busca sintonizar las distintas ramas del dibujo con los intereses de los adolescentes, de forma personalizada: “Muchos dicen que no saben dibujar, pero de a poco se han ido soltando. Yo les enseño algunas técnicas de trazado y conceptos del dibujo, siendo la idea fundamental que este sea personalizado y participen por motivación propia”, señaló la artista visual.

Jeremy (17), comentó que ha asistido a todas las clases porque la iniciativa “sirve para contar la experiencia de uno, además, me gusta mucho el dibujo y las letras”.

Para contar con su experiencia, se invitó como monitor al escritor regional Fernando Rivera, quien ya había realizado talleres narrativos en la cárcel de Copiapó. “Respecto a la forma de trabajo, entregamos (junto a Tatiana) nuestra experiencia, en mi caso literaria, para qué sirve escribir, motivaciones, etc. La idea es que vayan adquiriendo confianza en que son capaces de hacerlo, de mejorar su capacidad de expresión”, comentó el escritor.

Experiencia y prevención

Una vez terminado, el libro será llevado a cuatro establecimientos de alta vulnerabilidad de Copiapó y Paipote, ya que uno de los objetivos de esta iniciativa es prevenir el consumo de drogas y de conductas delictivas en adolescentes de escuelas y liceos vulnerables. Al respecto, Rivera agregó que “esperamos sacar un texto que sea de utilidad para otros, y que la experiencia de estos jóvenes se pueda transmitir como una forma de contención”.

Por su parte, Víctor Silva, director regional del Sename, destacó la instancia: “Queda de manifiesto el arduo y planificado trabajo que realiza el equipo del centro para promover la inserción de los jóvenes. Los han apoyado a crear el club deportivo recreativo y en la postulación a proyectos multidisciplinarios, con muy buenos resultados que se concretan este año, desarrollando un producto vivencial y preventivo para el resto de la comunidad juvenil respecto al complejo mundo de las drogas”, sostuvo.

En tanto, la seremi de Justica y Derechos Humanos, Margarita Contreras, señaló que “este proyecto financiado con fondos del Gobierno Regional de Atacama es una tremenda iniciativa, que permite a jóvenes y adolescentes no sólo acercarse al mundo literario, del dibujo y las artes en general, sino también a un camino para restaurar el alma”.

“Mi experiencia podría cambiar tu destino” cuenta con el apoyo de la comunidad, el Sename, la Sociedad de escritores de Copiapó, Gendarmería de Chile, PAI Adonai (programa de prevención) y establecimientos educacionales de la Región de Atacama.