Menú Principal
fffffff-0001
2 de Agosto de 2018

Residencia Ayun Renace de Chañaral se renueva gracias a aportes de la fiscalía regional y la municipalidad

La contribución también permitió la compra de notebooks de última generación, que ahora conforman una sala de computación para uso de los niños y adolescentes del hogar.

fffffff-0002

Nuevo mobiliario y fachada estrenó la residencia Ayun Renace de Chañaral. Esto gracias al aporte de alrededor de 10 millones de pesos que brindó la Fiscalía Regional de Atacama, con los cuales se renovaron muebles y enseres como camarotes, lavadoras, secadoras y generador eléctrico, entre otros. Además, el aporte permitió la compra de notebooks de última generación, que ahora conforman una sala de computación para el uso de los 22 niños, niñas y adolescentes que viven en la residencia. Por su parte, la Municipalidad de Chañaral, que administra la residencia perteneciente a la red Sename en Atacama, financió la pintura de la fachada del recinto.

El estreno de la remozada residencia se realizó el martes 30 de julio en el frontis de la misma. Allí, en un colorido acto convocado por la directora de Ayun Renace, Pamela Bravo, se celebró el hito que comprueba la efectividad del trabajo articulado e intersectorial en beneficio de la infancia.

A la instancia asistió el fiscal adjunto de Chañaral, Marcelo Torres, quien estuvo detrás de las gestiones judiciales que permitieron favorecer a 16 instituciones sociales y de beneficencia de Chañaral, como el Cuerpo de Bomberos, la agrupación de dializados Vida más Vida y escuelas de fútbol y tenis, entre otras, gracias al aporte de 100 millones de pesos. La residencia colaboradora del Sename recibió cerca de 10 millones de pesos.

Raúl Salas, alcalde de Chañaral, expresó su satisfacción de concluir con éxito el proyecto: “Estamos contentos y agradecidos con la fiscalía por el aporte a la residencia, ya que es más bien un aporte a nuestros niños y niñas”.

El director regional del Sename Atacama, Víctor Silva, precisó que “proyectos como este, en los que se conjuga la iniciativa de la fiscalía, la motivación del municipio y la proactividad de la directora de la residencia, son testimonio de que el bienestar de niños, niñas y adolescentes es una preocupación transversal, y que el trabajo intersectorial, como lo establece el Acuerdo por la Infancia, es un componente fundamental para proteger y restituir sus derechos”.