Menú Principal
desttt_0001
5 de Abril de 2017

El 84% de niñas y niños adoptados el 2016 permanecieron en Chile

El Sename está fomentando el apoyo postadoptivo, para que las familias enfrenten más confiadas la llegada de su hija o hijo, en especial cuando no son tan pequeños.

Del total de niñas y niños adoptados durante el 2016, el 84% permaneció en el país, de acuerdo a la información entregada por el Departamento de Adopción del Servicio Nacional de Menores (Sename).

De un total de 473 niñas y niños, 76 fueron adoptados por residentes en otros países, mientras que el número que permaneció en Chile quintuplica esa cifra, llegando a 397.

La mayoría de los niños adoptados por chilenos están en el rango de 0 a 3 años, mientras que casi todos los casos de adopciones internacionales son de niños de 4 años y más.

grafico_02

El promedio de espera de las personas, una vez que son declaradas idóneas para adoptar, es de un año. Ese periodo se reduce si están dispuestas a adoptar a un niño de 4 años o más, y aumenta para quienes desean adoptar a un niño de pocos meses.

En cuanto a los costos del proceso, al realizar la postulación a través de las unidades de adopción del Sename, presentes en todas las regiones, solamente se deben pagar las evaluaciones sociales y psicológicas realizadas por profesionales externos especialmente acreditados para estos fines. El costo de esas evaluaciones es de 13 UF (alrededor de $345.000).

Apoyo postadoptivo

Aunque los chilenos siguen adoptando mayoritariamente a niñas y niños pequeños, la jefa del Departamento de Adopción del Sename, María Fernanda Galleguillos, explica que se ha estado produciendo un cambio importante y “cada vez adoptan a niños más grandes, dejando atrás los mitos y temores”. Una de las razones que explican este cambio es el apoyo que entrega el Sename después de la adopción “porque entendemos el proceso no concluye cuando se le encuentra una familia al niño o niña, sino que ahí comienza la adopción, por eso estamos potenciando el acompañamiento postadoptivo, para guiar a los padres después que reciben a su hijo, lo que es especialmente importante cuando los niños son un poco más grandes”, afirma Galleguillos.

Así lo han vivido Paula y Vladimir, un matrimonio de Santiago que adoptó a una niña de casi 5 años, y que tras la llegada de su hija han estado recibiendo orientación del Sename por varios meses. Paula relata que “al principio del proceso obviamente teníamos temor, porque se hablan muchas cosas… pero de a poco se fueron todas las aprensiones, hemos estado súper apoyados y ha sido una experiencia preciosa”.

Vladimir cuenta que han participado en varios talleres de postadopción del Sename “donde nos orientan en diferentes aspectos, por ejemplo, cómo hablar este tema con los hijos o cómo enfrentar sus inseguridades. Además estamos contactados permanentemente con profesionales del Sename, con psicólogos, e incluso nos han visitado en la casa cuando lo necesitamos”.

Cifras comparativas

En los últimos años ha disminuido paulatinamente el total de adopciones. Esto tiene relación directa con el número de niñas y niños que los tribunales de familia determinan que pueden ser adoptados, o sea, que son declarados “susceptibles de adopción”, y que bajaron 45% entre 2012 y 2016.

Mientras el 2012 los tribunales de familia declararon susceptibles de adopción a 680 niños y niñas, durante ese mismo año calendario hubo 605 adopciones. En cambio, el 2016 fueron declarados susceptibles de adopción 376 niños, y se realizaron 473 adopciones.

Aunque cada vez son menos los niños en condiciones de ser adoptados, “sigue habiendo interés en adoptar, y se encuentran familias para una mayor proporción de niños”, señala María Fernanda Galleguillos, lo que en gran medida se ha logrado “gracias a las charlas y talleres en que se les explica a los postulantes la realidad que enfrenta el país en este tema”.

grafico_03

Nota: Las cifras de adopciones pueden incluir a niñas y niños que fueron declarados susceptibles en años anteriores (por ejemplo, un niño declarado susceptible por el tribunal los últimos meses de un año calendario, probablemente será adoptado en los meses que corresponden al año siguiente).